Cuadro I de ‘Las bicicletas’

Para estudiar este cuadro I de ‘Las bicicletas son para el verano’ y todos los capítulos, te recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Revisa el vocabulario necesario (puedes utilizar nuestro quizlet).

2. Lee el cuadro I.

3. Puedes leer nuestro resumen del cuadro I.

4. Ve la obra de teatro .

5. Puedes volver a practicar el vocabulario con el quizlet y hacer los ejercicios que te proponemos antes de continuar al siguiente capítulo.

6. Puedes leer nuestro comentario sobre temas tratados en el cuadro I.

1. Revisa el vocabulario necesario (puedes utilizar el siguiente quizlet que hemos preparado para ti):

2. Lee el cuadro I en tu libro.

3. Este es nuestro resumen sobre el cuadro 1 de ‘Las bicicletas son para el verano’

El Cuadro I de ‘Las bicicletas son para el verano’ se desarrolla en el comedor de Doña Dolores. Es un capítulo bastante largo y muy importante en la obra. La acción de este capítulo se sitúa en el periodo de la II República, antes de la guerra civil. El capítulo comienza con una conversación entre las vecinas, después hay una conversación de Doña Dolores con los hijos y termina con una conversación de Don Luis, el padre de la casa, con la familia.

3.1. La conversación entre vecinas

Doña Antonia, visita a Doña Dolores. Son vecinas en un bloque de pisos. La criada de Doña Dolores abre la puerta. Las vecinas mantienen una conversación, ninguna de ellas trabaja fuera de casa y su vida transcurre dentro de la casa, en un mismo edificio de pisos. Doña Antonia se aburre en casa, se siente encerrada, y necesita salir a hablar con alguien. Las dos vecinas hablan de sus hijos y de dificultades de dinero.

Por un lado, Doña Antonia tiene dos hijos varones (hombres) que no tienen trabajo. El hijo mayor, que se llama Julio, no tiene que hacer el servicio militar porque su madre está viuda, el menor es todavía un adolescente. Como ninguno trabaja, la madre tiene que mantener a la familia. Doña Antonia tiene una pequeña pensión de viudedad y el dinero que cobró cuando vendió su negocio (el traspaso). Ella trabajó mucho tiempo llevando una mercería en el otro lado de la ciudad. Según ella, la mercería no la llevarían sus hijos, porque no era trabajo para hombres y, por eso, decidió traspasarla. La mercería no le dejaba mucho dinero ni tiempo porque estaba al otro lado de la ciudad (en la otra punta) y tenía muchos gastos. Doña Antonia está intentando conseguir un trabajo para su hijo hablando con sus conocidos, está buscando una recomendación (enchufe) y ha pedido ayuda a Doña Dolores. Doña Antonia menciona la cantidad de paro que hay en el país, parece que la situación no es buena. Doña Antonia vive en un piso más pequeño y más oscuro que Doña Dolores, tiene menos dinero y posición según podemos intuir porque ella era una mujer que trabajaba, no tiene criada y vive en un piso alquilado peor que el piso de su vecina.

Por otro lado, Doña Dolores está casada con Don Luis y tiene dos hijos: Manolita y Luisito. Doña Dolores tiene una criada que vive en la misma casa. Doña Dolores quiere que su hija trabaje en una tienda para que su sueldo ayude a su padre a mantener a la familia. Doña Dolores no ve necesario que su hija estudie Cultura General y se haga maestra (profesora) porque además cree que no ganará mucho dinero trabajando de profesora.

Durante la visita Doña Dolores ha ofrecido a Doña Antonia anís, que es un licor. Doña Antonia acepta diciendo ‘un día es un día’, lo que muestra que es algo que se toma en ocasiones y puede considerarse un lujo. Doña Dolores le indica que es un anís muy bueno de la bodega donde trabaja su marido. El anís no es de una marca famosa, pero ella opina que es mejor que el de la marca ‘Las Cadenas’. Este detalle es muy importante posteriormente en la obra.

3.2. La conversación de los hijos con la madre

Manolita llega a casa y la vecina se va porque se le hace tarde. Manolita tiene buenas noticias, le han comentado que su trabajo va a ser fijo porque su jefe está contento con ella. Ahora está trabajando en periodo de prueba. Doña Dolores se pone muy contenta y felicita a Manolita diciéndole que está muy orgullosa. Ambas hablan de que ese trabajo no le va a dar mucho dinero. Doña Dolores está orgullosa de que su hija no sea como otras mujeres de la época ‘está lleno Madrid de señoritas y señoronas que no hacen nada. Ni coser ni guisar saben’.

Luis lo que quiere es que su hermana ayude a que le suban la paga en casa. Posteriormente, ambos hermanos bromean con la idea de que ella tiene que trabajar para pagar a Luis el Bachillerato y la carrera en la universidad, pero Luis no quiere estudiar. Luis propone que cambien sus papeles. Estos comentarios quieren mostrar que en Madrid, y España en general, se esperaba que los hombres estudiaran pero no se esperaba que las mujeres estudiaran.

Cuando Doña Dolores le dice a Manolita: ‘no le gusta estudiar, no le gusta la casa’, Manolita le contesta ‘Tengo otras aspiraciones’. Manolita no quiere ser profesora pero no le dice a su madre lo que quiere ser. Su madre le contesta ‘Vivís los dos en las nubes’.

3.3. Conversación con Don Luis

Don Luis llega a casa alterado, sudoroso, no muy relajado. Trae un periódico y comenta que hay muertes todos los días, hay violencia y agitación. Hay mucha turbulencia en Madrid y los ciudadanos de una ideología atacan a los ciudadanos de otra.

Parece que Don Luis es la única persona de la casa que es consciente de la situación agitada política que se vive fuera de la casa. Ejemplo de ello es cuando Don Luis dice: ‘¿por qué estabais tan contentos? ¿por ignorancia?’

Don Luis nos muestra que es liberal porque se alegra mucho de las noticias de su hija. Quiere que pueda ser independiente y mantenerse sola. Además, está contento porque sabe que es el deseo de su hija, su opción.

Don Luis habla también de la situación de la bodega, hay una persona que se lleva el dinero pero no trabaja. Toma las decisiones pero no gestiona. Le llama el marquesito. Esta mención muestra que gracias a la diferencia de clases los que mejor trabajan no son los que más dinero ganan o más poder tienen y viceversa. Cita de Don Luis: ‘soy el que lleva la oficina, pero hay otro que no hace nada y no lleva nada, pero se lo lleva todo y es el que manda, ya lo sabes’.

Por último, pero no menos importante, Don Luis y Luisito debaten la compra de una bicicleta. La bicicleta va a ser un símbolo muy importante en la obra. Luisito quiere la bicicleta para disfrutar de la libertad y de su vida social. Tiene mucha ilusión por tener una bicicleta. Durante la conversación, padre e hijo comentan la situación del trabajo en España: si tienes un trabajo fijo (permanente) puedes comprar cosas a plazo, si tienes un trabajo temporal no puedes comprar a crédito, tienes que pagar todo al contado. Otro aspecto mucho más importante de la conversación es que Luisito indica sobre las notas: (a) que si tu colegio es de derechas y te examinas en un centro republicano (actual gobierno), te suspenderán y, (b) los libros son obsoletos después de un año debido a los cambios políticos y a su ideología.

Hay un comentario extraño de Don Luis que dice ‘a las mujeres en cuanto dan a luz se les borran los recuerdos’. Esto muestra la idea de que las madres dejan de ser el tipo de mujer que eran cuando eran solteras.

4. Ve la obra de teatro (solo este apartado y reduciendo la velocidad a 0.75). Puedes leer mientras escuchas.

Puedes ver el prólogo en este vídeo mientras lees el guion de teatro. Recuerda bajar la velocidad a 0.75.

El cuadro I empieza en el minuto 3:43 y termina en el minuto 18:12.

5. Puedes volver a practicar el vocabulario con el quizlet y hacer los ejercicios que te proponemos.

Puedes volver a revisar el vocabulario con este quizlet de la izquierda y contestar a estas preguntas de comprensión que encontrarás a la derecha:

6. Puedes leer nuestro comentario sobre temas tratados en el cuadro I:

Ya hay dificultades de dinero (penurias) antes de la guerra civil: Podemos ver como Doña Dolores tiene dinero para tener criada pero ya empieza a poner cocido para comer en lugar de pollo con arroz. Hay menos dinero y más escasez. Doña Antonia indica que tiene problemas para dar de comer a sus hijos y también comenta que hay mucho paro. El escritor de la obra nos dice al comenzar el Cuadro I sobre la casa de Doña Dolores: ‘una casa modesta, pero muy cuidada…..No es la casa de un obrero, sino la de alguien que se cree de la clase media.’ Parece que es importante para ellos aparentar una posición.

En esta escena podemos ver que ninguna de las dos familias es propietaria del piso, sino que lo alquilan a Don Braulio, el casero. Doña Dolores paga casi el doble que Doña Antonia porque su piso es más amplio y tiene más luz. Algunos pisos del Madrid antiguo tenían rentas (alquileres) muy bajos y el casero no lo podía subir, esto duró muchos años en Madrid. Grandes pisos ocupados por familias pagaban un alquiler muy reducido y esto era posible durante varias generaciones, se iba heredando el contrato de alquiler. El propietario no podía subir el alquiler y no podía hacer nada hasta que se fuera el inquilino.

Estilo de familia y patriarcado: Las dos mujeres no salen de sus casas. Las dos mujeres se centran en el cuidado de sus hijos y de su familia. Las dos son muy protectoras y controladoras de sus hijos y lo que deben hacer. Los hijos tienen la obligación, según ellas, de ayudar en sus casas, lo que es bastante justo, ya que los hijos siguen viviendo en casa de los padres y deberían ayudar. Parece peculiar que Doña Dolores no se plantee dejar de tener criada, pero si se plantee que su hija (mujer) trabaje fuera de casa, ella lleva una vida tradicional pero quiere que la nueva generación (su hija) lleve una vida más moderna. Creo que por eso Doña Dolores no es muy coherente con sus opiniones. Doña Antonia sí trabajó en una mercería, porque las mujeres solas o de familias con menos dinero sí trabajaban.

La educación de la mujer: Doña Dolores no era muy partidaria de que las mujeres estudiaran según esta cita del libro “se le metió en la cabeza lo de Cultura General”. La ‘Cultura General’ era una educación (de nivel primaria y secundaria) sobre temas de geografía, historia, y demás que las mujeres estudiaban junto con otras materias del hogar y de la religión. Parece que Doña Dolores sí le importaba que Manolita tuviera un buen sueldo pero no su educación, porque ella prefería que Manolita trabajara en un comercio (una tienda) ganando más dinero y no como maestra, con estudios pero ganando menos dinero. En realidad la II República creó el llamado ‘Plan Profesional‘ para formar a maestros y maestras. No sabemos si Doña Dolores no ha puesto interés en conocer los estudios concretos que ha hecho Manolita o si Manolita ha conseguido trabajo de ayudante y no de maestra. La II República hizo reformas importantes para el acceso a la educación y la igualdad de la mujer (más información en este artículo sobre La educación en la Segunda República).

También en relación con la educación, podemos ver cómo se espera que los hombres si estudien una carrera universitaria (aunque no les apetezca) y las mujeres no se espera que lo hagan. Debido al sistema patriarcal, el hombre debía de ser capaz de alcanzar una posición y un sueldo capaz de mantener a la familia. Para que Luis estudie, su hermana tiene que trabajar y pagarle el bachillerato y la carrera. Manolita y Luis bromean con la idea de cambiar los papeles.

Los empleos se consiguen por recomendación. Doña Antonia está pidiendo a Doña Dolores que pregunte a su marido por un puesto de trabajo en su empresa. Don Luis cree que el Julio, el hijo de Doña Antonia, es un memo pero aún así le intenta conseguir un trabajo. Parece que lo importante para recomendar a alguien no es que tenga las condiciones para ser un buen trabajo, sino que tenga buenos contactos. Por otro lado esta ayuda nos muestra el tipo de solidaridad sin límites que tienen los personajes.

La política: los personajes creen que la ideología política puede condicionar que consigan sus objetivos. Por ejemplo Luisito le dice que le han suspendido porque en su colegio son de derechas. Su padre no cree que la física tenga algo que ver con la política pero él le dice, citando textualmente, ‘todo es política’. Luisito explica que el director del colegio es de derechas y ahora el colegio se examina en una institución con catedráticos de izquierdas, y por eso el colegio consigue malas notas para los alumnos. Luis dice ‘el gobierno lo que quiere es fastidiar’ y su padre le da la razón. Don Luis bromea con la idea de que todo es política cuando le contesta a Luisito ‘a ver si en las propias elecciones cambian los horarios’ echando la culpa a la política de no tener tiempo de ir a comprar la bicicleta.

El divorcio: a un amigo le han suspendido ‘por decir que el divorcio es inmoral, …y él no tenía la culpa: lo dice el libro’ dice Luisito. Así que durante los constantes cambios de gobierno la educación y otras cuestiones se veían afectadas por la ideología y porque todos los documentos, libros educación de ciertos colegios seguían siendo de derechas o de izquierdas. Los libros se quedaban anticuados cuando sólo tienían un año.

Comidas típicas que nos indican la posición económica: el cocido, el pollo con arroz, las galletas María (galletas normales y baratas, no son pastas pero son típicas españolas).

Comienza la mención al ‘anís‘ en la obra, el anís va a ser un símbolo muy significativo durante la misma. Hay que poner atención a la marca del anís. Este anís es de las bodegas donde trabaja el marido de Doña Dolores, Don Luis. No es el anís ‘Las Cadenas’.

Los varones españoles tienen que hacer el servicio militar. El hijo mayor de Doña Antonia, Julio, no tiene que hacerlo porque es el hijo mayor y su madre es viuda. Se supone que el hijo mayor debe traer un sueldo a casa para cuidar de su madre viuda. El servicio militar es dedicar un año a ser entrenado para la guerra, en España el servicio militar era obligatorio.

Podemos fijarnos (prestar atención) en la costumbre española de dar dos besos a los padres al llegar e irse de casa.

Please share !

Leave a Reply